Más acá de la pupila

Si pedías palabras claras
que destellan órbitas de ensueños
si pedís palabras oscuras
que reciten
auroras con rima
no digas
a quien no ves
soledades con angustia
no digas no
silencios con música
sólo mirar hacia adentro
más acá de la pupila
sólo estrechar con la palma abierta
la redondez del nido
con permiso de imaginar
la magia de un nombre
no te apures sin embargo
cualquier brizna de latido impaciente
alcanza.

–––––

La artista Diyi Laañ publicaba con frecuencia poemas cortos y reproducciones de sus obras en la revista Arte Madí Universal (1947-1955), dirigida por Gyula Kosice. Su nombre figura también entre las listas de los participantes de diferentes exposiciones que se llevaron a cabo bajo el nombre Madí. Aparentemente abandonó la producción artística después de los primeros años de ese movimiento artístico, y en 1997 publicó un tomo de sus poesías fechadas entre 1946 y 1996, de donde está extraído "Más acá de la pupila". 

Sus poemas –además– serán tomados como referencia en el recorrido guiado Visiones de género, que tendrá lugar el miércoles 17 de abril a las 16:00. Este recorrido propone analizar una selección de obras de arte latinoamericano pertenecientes a la Colección Malba y sus cruces con los estudios de género contemporáneos.


15.04.2019

Los Sueños de Grete Stern

Por Luis Príamo
Grete Stern. Sin título. Los sueños de cansancio, 1950.

Grete Stern comenzó a publicar la serie de fotomontajes de los “Sueños”, compuestos para la revista Idilio, de Editorial Abril, en el primer número de la publicación, editado el 26 de octubre de 1948. Por entonces el fotomontaje como género no contaba con ningún antecedente significativo en nuestro país. ... Seguir leyendo


09.04.2019

Dos fotografías de Coppola en el Evaristo Carriego de Jorge Luis Borges

Parte de la exposición Mundo propio

Dos fotografías de Horacio Coppola fueron incluidas en el libro de 1930 que Jorge Luis Borges escribió sobre el poeta entrerriano Evaristo Carriego, y que lleva por título simplemente su nombre. Las imágenes muestran dos casas del barrio de Palermo, retratadas en su criolla austeridad. Son fotografías que no tienen la voluntad funcionalista de ilustrar el texto sino que con peso propio muestran el universo barrial por el que se interesaba Borges en aquellos años. Ambas fueron tomadas en 1929, y sus títulos, mesurados y descriptivos, son Paraguay al 2600. Palermo y Jean Jaurès esquina Paraguay. ... Seguir leyendo


Hacia fines de la década de 1920, Horacio Coppola comenzó a tomar fotografías de clara impronta expresiva y vanguardista. En esos años, Coppola abandona el campo de la representación, busca en las formas de la ciudad los signos que conformarían su propio lenguaje y recorta la realidad visible con encuadres novedoso.

Sus primeras tomas de Buenos Aires ilustraron el Evaristo Carriego, de Jorge Luis Borges, y luego se publicaron en la revista Sur; antes de su segundo viaje a Europa, donde frecuentó el taller de fotografía de la Bauhaus, filmó cortometrajes y retrató ciudades y paisajes. ... Seguir leyendo


13.03.2019

Sobre Roberto Arlt

Por Oliverio Coelho

Años atrás, escribí un ensayo sobre El jorobadito. Fue un modo de purgar la impresión que me dejó el descubrimiento de la obra de Roberto Arlt a mis veinte años. Enseguida leí el resto de los cuentos, buena parte de las Aguafuertes y El juguete rabioso. Más tarde, Los siete locos, cuya genialidad no dejó lugar para la lectura de El amor brujo y Los lanzallamas, dos novelas que fui aplazando, como si me reservara un tesoro para la madurez. Desde entonces, Arlt se transformó en una referencia literaria inevitable que vi reencarnada en cada lectura de Juan Carlos Onetti. ... Seguir leyendo


A lo largo de su carrera, Iván Argote (Bogotá, 1983) ha creado un conjunto de obras en diferentes formatos –videos, fotografías, esculturas, dibujos e instalaciones públicas– que proponen una reflexión desprejuiciada sobre las relaciones entre historia, política, memoria y subjetividad.

A Point of View [Un punto de vista], su más reciente obra presentada en estos días en los Estados Unidos en el marco de la edición 2019 de la exposición/bienal Desert X, retoma algunos de estos temas. ... Seguir leyendo


11.02.2019

Polución artística

Por Victor Grippo
Victor Grippo. Vida, muerte y resurrección, 1980/1995.

Si nuestro sistema nervioso es el aspecto material que mayor contacto puede tener con el Todo, la exacerbación de las sensaciones no hace más que retrotraer nuestra realidad interior hacia abajo, a la materia no a la energía, mientras que la reflexión y la consecuente conciencia nos aproximan a lo alto incentivadas por una realimentación proveniente de la fe. Un arte que abarque sólo problemas estrictamente formales agregará materia a la materia negándole a ésta su versión energética y por lo tanto no contribuirá a la natural expansión universal. ... Seguir leyendo


05.02.2019

Destiempo
sobre Victor Grippo
y Jorge Macchi

Por Florencia Malbrán
Víctor Grippo. Analogía IV, ca. 1972.

Opacidad, incógnita, suspensión. Esta tríada de términos nos acerca a la obra de algunos artistas, cuyos trabajos organizan una multitud de posibilidades que ponen en crisis a lo unívoco, la monotonía y los límites de las definiciones. [1]

Es posible pensar que artistas como Víctor Grippo y Jorge Macchi desconocen la dimensión espacio-tiempo, es decir, la ubicación en un sitio específico y el transcurrir lineal del tiempo. Ellos ignoran la métrica de nuestras vidas cronometradas. El reloj mide, fija, controla el tiempo —y controla también las personas. Pero estos artistas buscan liberarse. ¿Pueden convivir pasado, presente y futuro? ¿El tiempo es ahora? Grippo y Macchi reivindican el derecho al vacío, al cero, a repensar lo más básico. Nos conducen abajo, hacia la nada absoluta y luego arriba, hacia la expansión infinita. Big Bang. ... Seguir leyendo


Grete Stern. Sueño Nº2, 1949.

La serie de fotomontajes que Grete Stern realizó para la revista Idilio entre los años 1948 y 1951 conjuga sentido crítico con fuerte conocimiento técnico. La fotógrafa es alumna de Walter Peterhans unos años antes de que éste ingresara como profesor a la escuela Bauhaus. En 1927, Stern viaja desde su Stuttgart natal a Berlín para estudiar fotografía, un medio relativamente nuevo y, quizás por ese motivo, menos estigmatizado por los estereotipos de género que excluyen a las mujeres de las disciplinas artísticas más tradicionales. Por otro lado, la fotografía le permite poder autosustentarse, situación fundamental para una Neue Frau o Nueva Mujer, fenómeno sociológico con el que se denomina a todo un grupo de mujeres, en su mayoría procedentes de una burguesía ilustrada, que tras la Primera Guerra Mundial comienzan a cobrar presencia dentro del mundo laboral y artístico. Grete Stern es una Neue Frau sin lugar a dudas y eso fue lo que sustenta el carácter crítico de los fotomontajes que realiza años más tarde para Idilio. ... Seguir leyendo


25.01.2019

Sobre Un hombre enamorado, de Karl Ove Knausgård

Por Juan José Becerra

No nos dejemos impresionar de antemano por la figura de Karl Ove Knausgård, que se ha ganado rápidamente el consenso de las capitales de la cultura por las 3500 páginas de Mi lucha –la misma cantidad que En busca del tiempo perdido, y menos de la mitad de las que tiene la obra de César Aira– y hoy The New Yorker premia su descomunal éxito alquilándole un auto para que nos cuente qué cosas noruegas ve un noruego en las banquinas de los Estados Unidos de América. ... Seguir leyendo


Antonio Berni. Chelsea Hotel, 1977.

Pablo Suárez siempre sostuvo que Antonio Berni, a quien conocía desde su juventud, fue una de sus grandes influencias. Sin dudas hay muchísimos rasgos de las Ramonas de Berni en las Muñecas bravas de Suárez, pero sobre todo hay un interés general compartido por ambos en desarrollar un realismo crudo –de fuertes implicancias políticas–, a partir de la reinterpretación de ciertos temas populares y de la utilización de materiales considerados “bajos” o de desecho. ... Seguir leyendo


22.01.2019

Sagas contemporáneas

Por Márgara Averbach
Cuentos de Terramar, película del Studio Ghibli basada en las novelas de Ursula K. Le Guin.

Hay algo adictivo en las sagas, como lo hay en las series de televisión o de cine, y tiene que ver con volver una y otra y otra vez a un mundo que por alguna razón nos fascinó, sentir que uno lo va entendiendo de a poco, que lo escucha hablar. A mí me pasó con ciertas series, esas series que nos emocionan cuando vuelven en la siguiente temporada, después de un año, casi como un reencuentro con un amigo querido y ausente. Los mundos inventados que se construyen tanto con imágenes como con palabras necesitan tiempo para volverse sólidos, para entenderse a ellos mismos. A veces, una sola película, un solo libro no son suficientes. Supongo que fue por eso que una mañana, en una escuela, los chicos me pidieron una segunda parte para un libro que les había gustado mucho. ... Seguir leyendo