Cine
Programación
Películas

General: $140.
Estudiantes y jubilados: $70.
Estrenos internacionales
y películas con música en vivo: $220.
Estudiantes y jubilados: $110.
Abono mensual: $700.
Abono estudiantes y jubilados: $350.
+54 11 4808 6500
informes@malba.org.ar

Café Flesh
De Rinse Dream

En un futuro postnuclear, el ejercicio del sexo provoca enfermedades mortales. Sólo unos pocos inmunes pueden practicarlo y son forzados por el gobierno a hacerlo en un circuito de clubes nocturnos, para que puedan ser contemplados por la mayoría inactiva. El Café Flesh, donde transcurre la mayor parte de la acción, es uno de esos clubes. Las parejas que tienen sexo en público lo ejecutan de manera mecánica y el público es continuamente provocado por un castrado, Max, que funciona como maestro de ceremonias a la manera del personaje de Joel Grey en Cabaret. Los insultos y las provocaciones de Max están aparentemente dirigidos al público del café, ávido de sexo pero impedido de ejercerlo (y por lo tanto condenado a la frustración permanente), pero también son perfectamente válidos para los espectadores del film que de hecho se encuentran en una situación parecida. El film indica sin ambigüedades que una cosa es la práctica y otra el placer, que en un principio no aparece por ningún lado. De algún modo, esa lógica trágica acerca Café Flesh a El imperio de los sentidos de Nagisa Oshima, pero a diferencia de ese film Café Flesh no se ensaña con los practicantes sino sólo con los observadores. 
El crítico Danny Peary, en su libro Cult Movies 3, explica que una de las razones que ayuda a explicar la complejidad del film es que su guión fue escrito por el periodista Jerry Stahl, oculto tras el seudónimo Herbert Day. No quiso ser una metáfora sobre el SIDA, cuyos efectos todavía no estaban lo suficientemente difundidos, aunque el tiempo le haya agregado a la trama esa otra dimensión adicional. Su blanco principal fue nada menos que la represión individual y algunas de sus desagradables consecuencias, como el voyeurismo. Como indica Peary, "el film confirma que, en lo que al sexo se refiere, el voyeurismo nunca puede reemplazar a la participación". El hecho de que el vehículo para semejante mensaje sea nada menos que una película porno, principal alimento del voyeur, supuso por parte de sus realizadores una verdadera voluntad subversiva que hasta ahora nunca ha sido igualada por un film del género.

No existían copias en fílmico de este film de culto, pero el coleccionista Julio Martínez localizó el negativo que se usó para su estreno en Argentina. De allí se obtuvo la copia nueva en 35mm. que se verá en esta oportunidad.

Días y Horarios

jueves 28 de enero de 2016 a las 24:00

sábado 15 de abril de 2017 a las 24:00

Ficha técnica

Café Flesh (Ídem., 1982) de Rinse Dream, c/Andrew Nichols, Paul McGibboney, Pia Snow, Marie Sharp, Kevin Jay. 80'.