Jornadas
Entre utopia y desencanto

Coordina: Sofía Olascoaga
Viernes 8 de agosto de 14:00 a 20:00 y sábado 9 de agosto de 10:00 a 16:00

Este encuentro-taller está enfocado en nociones de comunidad y genealogía de prácticas y agentes. El objetivo es compartir el proceso de trabajo e investigación derivado de las experiencias históricas abordadas por el proyecto Entre utopía y desencanto de Sofía Olascoaga, en Cuernavaca, en las que se generaron reflexiones, prácticas y modelos de vida comunitaria y acción social desde perspectivas psicoanalíticas, feministas, de alternativas en educación y movimientos sociales, entre las décadas de los 50 y 80.

Estas experiencias y sus agentes constituyeron puntos de encuentro y dinámicas de intercambio enérgico entre educadores, psicoanalistas, artistas e intelectuales de diversas disciplinas puntualmente en países de América Latina, además de Europa y Norteamérica, activos en sus propios contextos.

Dirigido a personas vinculadas al ámbito de la educación, las artes y público en general.
Actividad gratuita con inscripción previa. Cupo limitado.
Informes e inscripción: cursos@malba.org.ar. Se extenderán certificados de asistencia

Actividades Relacionadas

Martes 12 de agosto a las 18:30

Presentación

Entre utopía y desencanto

En el marco de la muestra C-32. Sucursal, se realizará la presentación del proyecto, parte de la propuesta de residencia de la artista en Buenos Aires.

Por Sofía Olascoaga
Martes 12 de agosto a las 18:30

El proyecto trata de forzar al museo que acepta a hacerlo a que establezca un contrato de servicios con el público sobre cómo se va a comportar de allí en adelante. Implica que se dedicará a hacer muestras dentro de un espíritu educativo y no funcionar meramente como un depósito de obras coleccionadas en honor de los dueños y los consejos de directores. Se trata justamente de minimizar la huella del ego y acentuar la función pedagógica. Es por eso que insisto en que la obra pase a ser institucional y no como expresión de mi arte, para que el público pueda exigir una rendición de cuentas si percibe que la institución está traicionando el espíritu de la frase. Es por eso que la tipografía es la que normalmente utiliza el museo, el diseño está hecho por el equipo de diseño de la institución y existe un compromiso de publicar una postal "oficial". Es obligar a las instituciones a que dejen de funcionar como mausoleos erigidos en honor de algún individuo o individuos, o de una clase social, y entrar en un contrato social que redistribuya el poder. Ya sé que no va a pasar nada, pero si uno no trata de afectar cambios es peor. Así, por lo menos el público sabe qué derechos tiene y con suerte presiona a las instituciones para que cambien, o para que si no cambian por lo menos queden expuestas en su hipocresía.

Ediciones de la postal publicadas por diferentes museos y fotografiadas por el propio Luis Camnitzer

Luis Camnitzer. El museo es una escuela

Diario

Luis Camnitzer
sobre su obra El museo es una escuela

El artista Luis Camnitzer (Alemania, 1937) explica la historia y el alcance de su obra El museo es una escuela, que se presenta actualmente en el museo como parte de la muestra C-32 Sucursal. La Ene en Malba.


El proyecto trata de forzar al museo que acepta a hacerlo a que establezca un contrato de servicios con el público sobre cómo se va a comportar de allí en adelante. Implica que se dedicará a hacer muestras dentro de un espíritu educativo y no funcionar meramente como un depósito de obras coleccionadas en honor de los dueños y los consejos de directores. Se trata justamente de minimizar la huella del ego y acentuar la función pedagógica. Es por eso que insisto en que la obra pase a ser institucional y no como expresión de mi arte, para que el público pueda exigir una rendición de cuentas si percibe que la institución está traicionando el espíritu de la frase. Es por eso que la tipografía es la que normalmente utiliza el museo, el diseño está hecho por el equipo de diseño de la institución y existe un compromiso de publicar una postal "oficial". Es obligar a las instituciones a que dejen de funcionar como mausoleos erigidos en honor de algún individuo o individuos, o de una clase social, y entrar en un contrato social que redistribuya el poder. Ya sé que no va a pasar nada, pero si uno no trata de afectar cambios es peor. Así, por lo menos el público sabe qué derechos tiene y con suerte presiona a las instituciones para que cambien, o para que si no cambian por lo menos queden expuestas en su hipocresía.

Ediciones de la postal publicadas por diferentes museos y fotografiadas por el propio Luis Camnitzer

Curadores: La Ene

Contemporáneo 32. La Ene.

08.08— 13.10.14

C-32
Sucursal

Una exposición dedicada a La Ene -Nuevo Museo Energía de Arte Contemporáneo-, un proyecto de crítica institucional, fundado en 2010 en Buenos Aires.

+ info